Izquierda Unida - Vicálvaro

Escuela PublicaRebelateSanidad PublicaReferendum

Balance de una lucha necesaria

Educación pública de todos y para todos

 

Plataforma en Defensa de la Educación pública de Vicálvaro

El primer trimestre del curso escolar 2011-12 ha estado dominado por una lucha muy importante en defensa de la Educación pública en la Comunidad de Madrid. El origen del conflicto se remonta al 4 de julio de 2011, cuando, coincidiendo casualmente con el periodo estival y cuando los centros educativos están prácticamente vacíos y, por tanto, sin forma de contacto directa con las familias, la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid dictó unas instrucciones dirigidas a los Institutos Públicos (no concertados ni privados) de ESO, Bachillerato, Formación Profesional y otros, que suponen un recorte sangrante de plantilla. Un recorte que la mayoría de los equipos directivos de los centros lo calcularon en torno al 15%, unos 3.200 profesores en total. Esto significaba que un instituto medio perdía 10-12 profesores de distintas materias. Era una barbaridad que ya se sumaba a otro recorte similar producido en el curso anterior y por el cual la plantilla general de docentes ya se redujo en más de 2.000 profesores. Nueve jornadas de huelga, múltiples asambleas, concentraciones, manifestaciones (de las que alguna de ellas ha sido excepcional como la del 22 de octubre), y otras muchas formas de protesta como las camisetas con el lema “Educación pública de todos y para todos”, han demostrado que los profesores no estaban solos, que han tenido un gran respaldo social contando con el apoyo entusiasta de decenas de miles de padres, alumnos y vecinos. Esto ha sido así porque la lucha no era corporativa. El conflicto no estalla por intereses exclusivos del personal docente a pesar de la campaña de desprestigio orquestada por los dirigentes del PP contra unos “insolidarios” profesores que se negaban a “trabajar dos horas más”. El motivo no era salarial. El detonante no fueron sólo los despidos y el aumento de la jornada lectiva sino que la lucha se orienta fundamentalmente contra las nefastas consecuencias de esos recortes en la calidad de un servicio público vital como es la Enseñanza Pública. Esas consecuencias se podrían resumir en una mayor masificación de las aulas, la eliminación de desdobles y grupos reducidos en materias claves así como de las bibliotecas y otros servicios, reducción o eliminación de las guardias, de las actividades extraescolares y la atención a los alumnos con problemas de aprendizaje, eliminación de ciclos en la FP... Y, por supuesto, el empeoramiento de las condiciones de trabajo de los profesores. Esto supone un deterioro global de la Educación Pública en la Comunidad de Madrid porque también afecta a otro tipo de centros como las Escuelas Oficiales de Idiomas, de Artes Plásticas y Diseño o los Conservatorios, y porque se suma al deterioro experimentado por los centros públicos de Infantil y Primaria que ya en cursos anteriores padecieron otras medidas de recorte de recursos materiales y humanos. Esta lucha era, y sigue siendo, necesaria. El peor escenario posible era que un ataque tan brutal a la Educación Pública, por parte de los responsables políticos que deberían velar por su salud, no hubiese tenido respuesta. Era necesario intentar frenar el ataque, crear conciencia social de la gravedad de los recortes y que se lo tengan que pensar dos veces antes de hacer de nuevo recortes más drásticos.

Objetivos

Normalmente se miden los resultados de una lucha como victoria o derrota en base a los logros que consiga. ¿Qué se ha conseguido hasta ahora? El ataque se ha encontrado con gran resistencia. Sin esa respuesta es muy probable que el recorte se hubiese llevado a cabo no sólo a rajatabla, sino que se podría haber ampliado. Por el contrario, y según los cálculos sindicales, han sido vueltos a contratar entre 1.300 y 1.500 de los interinos que habían sido despedidos a principios de curso. No es fácil saber con certeza las cifras globales por la opacidad de la Consejería empeñada en no dar la más mínima señal de debilidad. Parece ser que la mayoría de esas contrataciones son a tiempo parcial, y que al hacerse una vez ha empezado el curso y estar los horarios fijados, el efecto sobre el funcionamiento de los centros es limitado. Pero lo cierto es que sin la presión ejercida, sin la lucha, no se hubiera contratado ni a uno sólo. Esto es muy importante a destacar pues viene a demostrar de forma palpable que la lucha sirve para algo. El segundo objetivo de la lucha, hacer consciente a los miembros de la comunidad educativa pública (y a otros sectores de la sociedad) de las consecuencias y dimensiones de los recortes, en gran parte se ha conseguido gracias a la gran repercusión que han tenido las huelgas y las manifestaciones en la opinión pública y al trabajo de explicación y denuncia de la situación en el que se han implicado miles de profesores, padres y alumnos. Sin la lucha, el ataque a la Educación Pública habría pasado desapercibido para la inmensa mayoría de la sociedad y las señoras Aguirre y Figar habrían tenido el éxito asegurado a la hora de presentarlo como una supuesta mejora en la gestión. En cuando a conseguir que se lo piensen dos veces antes de atacar de nuevo a los servicios públicos, es más difícil de valorar. La derecha está muy envalentonada tras los triunfos electorales conseguidos. Lo quieren todo y, aunque la lucha de los profesores ha ido más lejos de lo que ellos esperaban, siguen confiados en que se saldrán con la suya, que no es otra más que privilegiar a la enseñanza privada a costa de la pública, en la que, con estas medidas, lo único que puede pasar es que pierda calidad y se dispare el fracaso escolar, ya de por sí escandaloso.

Lecciones

Pero de la lucha también hay que extraer lecciones. Es necesario analizar por qué no se ha conseguido más a pesar de la poderosa voluntad de lucha mostrada por la comunidad educativa. En primer lugar, destaca que en realidad la lucha fue concebida desde el primer momento como una pelea de Secundaria. Se tardó demasiado tiempo en ver el potencial de lucha de todo el sector, y se fue aún más lento a la hora de ir implicando a otros en la lucha. Quizás el momento clave fue la movilización del 22 de octubre, tras la cual habría que haber hecho un llamamiento general a toda la enseñanza Pública, incluyendo Primaria, Infantil, Universidad… toda, para convertir la lucha de los institutos en una movilización realmente general. Sin embargo, para cuando se convocó a Primaria, y posteriormente a Infantil, las huelgas ya habían comenzado a decaer en su seguimiento. Y en segundo lugar, ha quedado meridianamente claro que un sector aislado no puede hacer retroceder los recortes de los Gobiernos autonómicos y estatal. Ya quedó claro con la lucha de las Escuelas Infantiles hace dos años. Fue una lucha fuerte y que se mantuvo durante mucho tiempo contra los recortes impuestos por las ordenanzas que la Consejería impuso al sector. Pero quedó aislada y fue derrotada. Y ahora se repite la historia con Secundaria. Solos no podemos doblegar al Gobierno Aguirre. Es necesario que la lucha no sólo abarque a toda la Educación Pública, sino que es necesario que todos los servicios públicos se unan en una lucha común en defensa de su mantenimiento. Todos estos servicios están siendo sometidos a un salvaje régimen de adelgazamiento y a la mayoría nos afecta ya sea como trabajadores, ya sea como usuarios, o ambas cosas a la vez. Esta es una lección que asociaciones, sindicatos, plataformas,… deben tener en cuenta, en esta y otras luchas futuras, si lo que pretendemos es aumentar la confianza de que podemos cambiar las cosas. No podemos esperar a que el ataque a un sector o servicio público sea brutal para responder aisladamente. Hemos de mostrar claramente nuestra disposición a defender todos los servicios públicos y esto solo se puede hacer conjuntamente. Entre los sectores que valoran la importancia de la Enseñanza Pública esta lucha ha servido para dignificar la figura del profesor y del maestro. Han demostrado que, la inmensa mayoría, no son funcionarios acomodados que sólo piensan en cobrar a fin de mes. Han demostrado tener muchísima más conciencia de la importancia de su labor y de la importancia social de la educación que la que tendrán todos los altos cargos en toda su vida. Sus esfuerzos para defender la Educación como un bien público, incluido el alto coste que para ellos han tenido las huelgas, no caerán en saco roto.

• DEFENDIENDO LA EDUCACIÓN PÚBLICA DEFENDEMOS NUESTRO PRESENTE Y NUESTRO FUTURO

• NO A LOS RECORTES

• NO A LA PRIVATIZACIÓN DE LA ESCUELA PÚBLICA

• LA EDUCACIÓN ES UN DERECHO, NO UN NEGOCIO

Izquierda Unida Web IU Federal
Red Blogs IloveIU Red Blogs IU
Foro Alternativo de IU Foro IU
 
Comisiones Obreras Web CCOO Madrid
Coordinadora Sindical de Madrid Web CSM
 
Distrito 19 Distrito 19
Rebelión Rebelión
Revista Marxista Nuevo Claridad Revista Nuevo Claridad
 
Asociación de Vecinos de Vicálvaro Web AVV
AFUVEVA Web AFUVEVA
© 2012 IU Distrito de Vicálvaro - Madrid - . Web optimizada para una resolución de 1024 x 768.